jueves, 19 de abril de 2018

Hablemos del paso por la vida…



Y qué es ese paso por la vida? Es un camino largo, sinuoso, oscuro y claro, con parajes para contemplar, subidas que se han de escalar, obstáculos para saltar, vistas para admirar y detenerse a descansar y continuar.

Y no es el objetivo el final del camino, sino todo el transcurso que conduce a ese final, pero pocas veces te detienes a observar y a disfrutar ese recorrido queriendo alcanzar el final lo antes posible ¿y quien ha dicho que ahí está el final? ¿y quien ha dicho que el final del recorrido es lo mejor?

Preocupados por alcanzar ese final, se han ido perdiendo momentos importantes, se ha dejado de disfrutar, se ha dejado de vivir, cuando el real y verdadero sentido del camino es vivirlo, disfrutarlo, entenderlo y aprovechar todo cuanto se nos presenta día tras día, porque incluso en aquello más trivial hay una gran lección, pero no se aprecia si no se mira, si no se vive, si no se entiende la vida.

El cuerpo que se corrompe es solo la respuesta y consecuencia de este recorrido ciego y mediocre en el que lo último que importa es respetarlo y valorarlo como la obra maestra que es. Alguna vez te has puesto a pensar en la maravilla y compleja estructura llamado cuerpo, que posees, ¿cuántas veces te has escuchado valorándolo, agradeciendo ese milagro andante que te acompaña en este recorrido?.Cada ser humano posee una forma, un color, un tamaño pero en realidad todos son iguales, no hay mejor ni peor, la diferencia radica en el amor que cada uno ofrece a su cuerpo y sin embargo, palabras de desaprobación, de rechazo, de enojo, de insatisfacción contra él se repiten día a día, constantemente. Entonces cómo esperas tener un cuerpo bello y saludable cuando no recibe palabras de amor, de dulzura y de reconocimiento.

Si no fuera por él, no podrías transitar por esta vida, no podrías ver la inmensidad de maravillas que este planeta contiene, ni oirías las vibraciones que producen tantos y diferentes sonidos, ni percibirías el aroma de la naturaleza, ni disfrutarías de los sabores… y con todo esto tan evidente, tan presente, tan “a la mano”, no se es capaz de verlo, de agradecerlo ni de valorarlo, solo cuando algo falla entonces valoramos su presencia.

El cuerpo podría mantenerse bello e incorruptible si desde siempre se le amara y respetara sin embargo, nada ni nadie puede soportar por mucho tiempo malos tratos, desprecios o la ignorancia, es entonces cuando la respuesta del cuerpo es enfermar, es envejecer y en ello no hay marcha atrás, no obstante sí podemos detener el deterioroA partir de este momento honra a tu cuerpo, ámalo, protégelo, trátalo con el cuidado y protección que le darías a un bebé, háblale a tus células, llénalas de la luz regeneradora y vive cada día consciente de tus palabras, de tu mirada y de tus sentimientos hacia él.

Ya no hay retroceso, no podemos volver andar ese mismo camino pero si podemos empezar desde ahora a crear un vínculo, una comunión de amor con tu cuerpo quien tan noblemente responderá con salud, con bienestar y vivirás con dignidad y con aceptación la etapa de vida que te toca vivir.

¿Quieres un cuerpo sano? Habla de salud, ¿quieres un cuerpo joven? habla con alegría, vive con alegría, maravíllate del milagro que es el cuerpo humano y por sobre todas las cosas da las gracias por la perfecta función de tu cuerpo.


Utiliza la llama violeta para eliminar esos patrones establecidos, para borrar de tus ojos la imagen equivocada que has hecho de ti, para sanar las heridas emocionales y físicas que tu cuerpo está cargando y deja que le llama violeta regenere todo aquello que debe ser regenerado, reconstruido y sanado.


No lo olvides… el cuerpo envejece y enferma como respuesta al poco amor y respeto que recibe, en tus manos está hacerlo florecer o marchitar.

Ámalo, ámate pero hazlo ya, no hay tiempo para perder ni desperdiciar.

lunes, 16 de abril de 2018

Dieta mental: Cambia tu mundo, cambia tus pensamientos con Emmet Fox


“La dieta de mental” es una breve publicación de Emmet Fox, simple y práctica. Publicada en 1935, sigue los conceptos de lo que hoy llamamos “Ley de atracción”. Fox sugiere que tal como los alimentos que ingerimos forman nuestro cuerpo, los pensamientos que pensamos forman nuestro estado de ánimo y determinan nuestra salud, finanzas, relaciones, prosperidad.

Nos propone a sus lectores, realizar una dieta mental, no albergando pensamientos negativos por siete días. Nos advierte que requiere un esfuerzo mucho mayor que realizar una dieta física.


La dieta mental

El objetivo de la dieta mental es no tener un solo pensamiento negativo por siete días.

Decídete a dedicar siete días a observar tus pensamientos. Piénsalo un par de días y luego, comienza.

Tienes siete semanas para completar esta tarea. Si te sales de la dieta, debes esperar un día (24 horas) para comenzar de nuevo.
Qué es un pensamiento negativo

El pensamiento negativo es cuando tienes tu mente en pensamientos de frustración, desilusión, cuando piensas en los problemas, la crítica, la envidia, o el odio y el enojo, o cualquier pensamiento de enfermedad o accidente. En resumen, cualquier pensamiento pesimista o limitante.

Puede llevarte siete semanas enteras, lograr siete días consecutivos sin pensamientos negativos, sin juzgar ni hablar mal de alguien o algo.


La negatividad en el ambiente

Si oyes un comentario negativo de parte de otras personas, las redes sociales, el e-mail o la televisión, simplemente descártalo y no le des cabida en tu mente, no pienses en eso.


Durante la dieta mental no le temas a los pensamientos negativos, no les des ningún poder. Cualquier situación negativa que tengas que afrontar no afectará tu dieta, siempre que no te quedes a vivir en ella.

Cuando alguien te hable de manera negativa déjalo hablar, pero no aceptes lo que está diciendo. Recuerda que es tu elección permitir que alguien te afecte a ti y a tu estado mental.

Día 1 y siguientes

El primer día cuando despiertes piensa que ¡será un gran día! No importa lo que suceda a tu alrededor, no permitas que los pensamientos negativos se queden en ti, ni por un momento.

Que tu mente albergue sólo pensamientos positivos, de felicidad y paz, puede resultar extenuante, y si descubres que por las tardes te encuentras más cansado que de costumbre, entonces sabrás que está funcionando y estás alterando tu vida para mejor.
Condiciones externas

No debes cambiar las condiciones externas, aunque no ver las noticias durante esta semana ¡puede ayudar!

Como cada vez que se empieza una dieta, la mente nos traiciona y se nos antojan las cosas que no podemos comer. En esta dieta, tu mente será tentada de pensar en los antiguos pensamientos negativos, quejas, chismes, o habladurías sobre alguien o algo.

Puede ser que, tal como puede tentar una torta de chocolate, caigas en la tentación de quejarte, por ejemplo. Si esto ocurre, debes descansar uno o dos días y luego comenzar otra vez desde cero.


La negatividad aparece

Todo en el universo está hecho de energía. Cuando comienzas a revolver la energía en tu vida, especialmente la positiva, puede que aparezca un poco de energía negativa. Esto es el universo, probando la energía positiva en tu vida, así que prepárate por si descubres que salen mal más cosas que de costumbre. Como cuando estás a dieta y todos parecieran ofrecerte aquello que no puedes comer.


Mantén el proyecto confidencial

Sé firme y no le digas a nadie que estás realizando esta dieta mental. Mantén el proyecto estrictamente para ti mismo. Cuando hayas logrado los siete días consecutivos con éxito, puedes contarles tu experiencia a los demás.

REDACTORA: Carolina, redactora de la gran familia de la Hermandad Blanca
FUENTE: Emmet Fox (1935) The seven day mental diet.

Continue leyendo en el siguiente link:https://cdn.hermandadblanca.org/wp-content/uploads/2015/10/hermandadblanca_org_la-dieta-mental-de-siete-daas-emmet-fox-1.pdf

viernes, 13 de abril de 2018

EJERCICIO con un ANGEL para ELIMINAR TRISTEZAS y LLENAR TU VIDA de FELICIDAD

Imagina…

que un Ángel de Amor, enviado por Dios está a tu lado en estos momentos…
Respira y estate en Silencio…

Quédate tranquilo y piensa en todos los problemas que te gustaría solucionar. Lo que no va bien en tu vida...
Todo lo que te angustia, te hace llorar, te oprime, te preocupa, te deja triste.
Hasta tu miedo del futuro, de equivocarte, de escoger el camino errado, de que te engañen, fracasos, etc…
Piensa ahora en todo eso…
Abre tu corazón e imagínate entregando todo eso a Dios, como si fuera un paquete.
Coloca tus manos en posición de entrega.
Imagínate entregándo ese paquete ahora, como quien entrega un saco bien pesado a otra persona para que lo lleve.
Ahora, imagina todo lo bueno que tu quieres que suceda, o lo que ya haya acontecido en tu vida.
Momentos de felicidad, de amistad, de cariño, de paz, de amor.
Coloca todo en tus manos, imaginariamente, y haz el gesto de guardarlo en tu corazón, como se guarda una joya en una cajita.
Siente ese amor y esa felicidad.
Coloca aquel tesoro guardado muy dentro de ti, y di “Gracias”, con mucha fe, de corazón.
Agradece… por todo lo bueno que quedo y por todo lo malo que salió.
Cuenta hasta tres y respira bien profundo.
Ahora… imagina que el Ángel voló y se llevó tus oraciones hasta Dios.
Y que DIOS te bendiga…
Hoy y Siempre
Confia!
=========================

jueves, 12 de abril de 2018

¿Deseas que todos tus días sean Asombrosos?



¿Te gusta que todos tus días sean asombrosos?, lo único que deberás hacer es practicar en tu vida los consejos que voy a darte a conocer el día de hoy. ¿Estás preparado(a)?

Es importante que comprendamos que no se trata de una estrategia de magia, como si fuera hecha por una “varita mágica”, son algunos consejos que, a la medida que los practiques te irán a traer sorprendentes beneficios.

Veamos una a una las recomendaciones que debes materializar en tu vida, te invito para que todos tus días sean asombrosos.

1. En la mañana, inmediatamente despiertes empieza por agradecer

Antes de levantarte, antes de iniciar tu rutina laboral, toma un breve tiempo para agradecer, que de verdad sientas lo que estás diciendo con tu pensamiento, con tu mente, con tus palabras.

Y… ¿agradecer a quién? Agradece al Universo, agradece al Todopoderoso, agradece a nuestra Madre Tierra, agradece a quien es para ti el Ser Superior.

Agradece por el nuevo día, agradece por tu salud, agradece por tu trabajo, agradece por las personas que te rodean, agradece por tu familia.

Que de verdad todo lo que están pronunciando tus labios, tus pensamientos y tu corazón, sean con sentido profundo y real.

2. Escucha tu voz interior

La escritora Glenda Travieso en su libro “Sanar es una elección”, enseña a conocer la propia depresión y cómo superarla, te enseña a escuchar tu voz interior. Sería muy bueno que pudieras leerlo.

Louise Hay, la sorprendente oradora y escritora estadounidense, en una de sus obras dice:

“Hay un lugar dentro de cada uno de nosotros que está totalmente conectado con la infinita sabiduría del Universo. En este lugar están todas las respuestas a todas las preguntas que podemos plantearnos. Aprende a confiar en tu yo interior”

Quiero preguntarte, ¿tú confías en tu yo interior? Si deseas que todos tus días sean asombrosos, deberás aprender a escucharte.

3. Tu vida ha de vibrar en tiempo presente

Muchas personas hacen diversas actividades que no recuerdan, o pasan el día divagando en su pasado o en su futuro, ¡que de verdad no te pase a ti!

Tu vida ha de desarrollarse plenamente en tiempo presente, la idea es que siempre estés muy bien ubicado en las tres esferas de orientación: persona, tiempo y lugar.

Vive y actúa en el aquí y ahora. Cuando sientas que estás perdido y no ubicado en el presente, te invito para que realices algunas respiraciones profundas, verás que paulatinamente irás volviendo.

4. Nunca tengas miedo

Te aseguro que, si dejas de lado todo tus miedos y angustias, ¡sorprendentes milagros sucederán en tu vida!

Si de verdad deseas que todos tus días sean asombrosos, deberás actuar y vivir asumiendo retos y oportunidades, actúa a pesar de tener latentes miedos.

Es claro que el miedo es un mecanismo de protección y defensa ante las dificultades o amenazas reales, sin embargo, es un grillete para el desarrollo pleno de la vida.

Utiliza tu corazón y tu mente para tomar tus decisiones, evita tomarlas colocando como referente al miedo.

5. No te juzgues, ni juzgues a los demás

Cuando dedicas tiempo para criticar y hablar mal de otra persona o de sí mismo, ese tiempo se perdió.

Lo más idóneo sería que llamaras de modo individual a la persona que debes hacerle la corrección fraterna, no tienes que ofenderla ni maltratarte, simplemente invítala a que cambie lo que no está bien.

Aún más, a quien invites a cambiar, ofrécele tu ayuda.

Eso mismo haz contigo, no te lastimes, no te maltrates ni te ofendas, simplemente realízate la corrección de modo fraterno, invítate a continuar el camino con esfuerzo, dedicación y sin miedos.

Si así lo haces, verás que todos tus días serán maravillosos.

6. Agradece al momento de ir a descansar

Al concluir tu jornada laboral, al terminar tu día, te invito para que agradezcas.

Así como iniciaste tu día agradeciendo, culmina tu día agradeciendo, sé constantemente agradecido.

Con la práctica de estos 6 consejos lograrás que todos tus días sean maravillosos.

Quiero preguntarte, ¿estás dispuesto(a) a llevar a la práctica en tu vida estos consejos? Espero que medites y reflexiones tu respuesta.

miércoles, 11 de abril de 2018

Influencias de la mente para el éxito y la felicidad

Las influencias de la mente y el pensamiento generan en nosotros emociones, y bajo su influjo condicionan nuestra conducta y toda nuestra vida.
Pero los pensamientos no son una realidad; estos son impulsos creativos que genera nuestra mente y que producen los razonamientos mediante los cuales tomamos decisiones.

Todos los seres humanos tenemos similares capacidades para emplear los pensamientos, pero está en nosotros utilizar el raciocinio para que las influencias de la mente sean positivas en nuestra vida.
Nuestra mente trabaja en todo momento, pues en todo momento pensamos, incluso cuando queremos vaciar la mente de pensamientos nos encontraremos con que una y otra vez vuelven a surgir.
nuestros pensamientos son tan poderosos que pueden modificar nuestro habitual comportamiento. Pueden verse dibujados en nuestra cara o en las palabras que utilizamos cuando nos dirigimos a alguien, condicionan nuestros actos y todo lo que hacemos durante el día.
Si una emoción negativa nos embarga, tenderemos a tener pensamientos negativos y a actuar según lo que nuestra mente (guiada por esa emoción negativa) crea conveniente.
Estos pensamientos negativos son las influencias de la mente que debemos evitar. Es necesario liberarnos de esta carga que no solo nos perjudica a nosotros, sino a todo nuestro entorno.
Por ejemplo, convivimos diariamente con ciertos hábitos y costumbres nocivas que ya hemos asimilado por tanto tiempo que nos parecen normales. Creemos erróneamente que siempre estuvieron con nosotros y, sin embargo, estas conductas son el resultado de nuestros pensamientos negativos.
Estas impresiones negativas son a menudo más difíciles de detectar, pues están mucho más enraizadas en la consciencia de nuestro ser, pero también existen condicionamientos externos que nos generarán estos pensamientos negativos que afectarán nuestra vida diaria.
Pero ya sea por influencia exterior o condicionamiento interior, la respuesta que nos corresponde dar debe ser siempre la misma: analizar y filtrar los patrones de pensamientos negativos y tener la intención y la capacidad de convertirlos en útiles y positivos.

¿Qué tipos de pensamientos existen?

Pensamientos necesarios

El pensamiento necesario es aquel que destinamos a nuestra alimentación o a nuestras responsabilidades laborales, o a las tareas que son necesarias en nuestra vida.

Pensamientos inútiles

Los pensamientos inútiles son aquellos que no tienen utilidad ni positiva ni negativa. Pueden referirse al pasado y ser del tipo: “Si esto me hubiera ocurrido, habría hecho eso o aquello”.
O pueden ser conjeturas sobre el futuro cercano o lejano: “¿Qué va a ocurrir si…? o ¿Qué haré si…?”.
Nuestra fuerza interior y nuestra habilidad de concentración se debilitan con los pensamientos inútiles. Una persona que tiene muchos pensamientos inútiles se sentirá cansada y extenuada, pues estará desperdiciando su energía en crear pensamientos sin sentido.

Pensamientos negativos

Los pensamientos negativos debilitan nuestra fuerza interior, pues se basan en emociones negativas como la ira, las expectativas insatisfechas, los celos, etc.
No importa cuánta razón pensemos que tenemos en pensar de ese modo, los pensamientos negativos siempre serán dañinos y conducirán a conductas negativas.

Pensamientos positivos

Los pensamientos positivos son los que nos permiten acumular fuerza interior y nos estimulan a ser constructivos y creativos.
Cuando tenemos pensamientos positivos nos sentimos felices interiormente y eso de por sí es suficiente recompensa. Pero aún hay más beneficios del pensamiento positivo:
  • Nuestra mente está en equilibrio.
  • Nos sentimos más serenos.
  • Actuamos de forma positiva.
  • Somos más abiertos a las oportunidades.
  • Tomamos mejores decisiones.
  • Contagiamos positivismo y optimismo a nuestro alrededor.
  • Nos sentimos armoniosos y enérgicos.
  • Somos menos sensibles a las enfermedades.
Ya puedes observar el enorme poder de nuestra mente y nuestro pensamiento. Si quieres ser feliz, aprende a gestionarlos.

lunes, 9 de abril de 2018

¿Por Qué Podemos Decir Que Hay Personas Malas?

Nos parecerá injusto muchas veces juzgar a alguien y considerarlo malo.  Pero ¿por qué sucede eso?, ¿por qué creemos o pensamos que hay ciertas personas malas?
Tengamos en cuenta, que no importa su género, posición económica, social o cultural.  Este tipo de personas malas, podremos encontrarlas en cualquiera de estos casos.   Veamos entonces ¿cuál sería la razón de su existencia?  
Seguramente en algún momento de sus vidas, hayan vivido alguna situación en la cual sintieron la maldad o perversión de alguien hacia ustedes.  O quizás hayan visto el gesto hacia otra persona de maldad por parte de un compañero, colega o amigo y no hayan podido prevenir al tercero de sufrir con ese accionar.
Se preguntarán ¿Por qué?, porqué no llegamos a tiempo para impedir esto, porqué no hicimos nada al respecto, porqué no le avisamos a esa persona que iba a ser dañada por alguien.
Primero debemos cuestionarnos a nosotros mismos.  ¿Alguna vez hemos tenido algún tipo de actitud mala hacia alguna persona?  ¿Lo pensaron?, ¿se dieron cuenta que sí?.  No se pongan mal, aunque no parezca coherente con nuestra personalidad, es más común de lo que pensamos.  Es más, es por haber nosotros hecho algo malo que podemos percibir la maldad de otra persona.  Haber sido nosotros personas malas en algún momento, nos permite detectarlo de forma inmediata en otro.  Seguramente si nunca han hecho nada malo, les sea muy difícil pensar que alguien lo es.
La causa de ser personas malas, es seguramente, porque en algún momento de sus vidas vivieron una situación que les hizo sentirse mal por un tiempo prolongado.  Pueden haberse sentido heridos por un familiar, por un compañero de la escuela, o quizás un compañero del trabajo.  Heridos por un amigo, por sus esposas o maridos, por sus padres, en fin, por alguien que tenía mucho significado en sus vidas.  Esa herida quizás quedó abierta y eso les hace reaccionar como personas malas con otros individuos.
Las personas malas, han sufrido mucho en la vida, por alguna razón como hemos dicho, y quizás aún sigan sufriendo, y al tener ese dolor dentro de ellas, es que actúan con maldad hacia otros.  No es que estemos justificando este desempeño, simplemente estamos tratando de entenderlo.
El ser humano es débil en relación a este tipo de hechos, y es por ello que es fácil reconocer el por qué de ello.
Si hay algo cierto cuando nos encontramos ante las personas malas, es que seguramente la reconoceremos.   Como hemos dicho, quizás alguna vez hemos hecho algo por lo que podamos reconocerla.  Y es cierto también, que no queremos volver a ser una persona mala, ni que nos hagan una maldad.
Por lo tanto, nunca intentemos devolver la maldad con maldad.  Nunca debemos pensar que la venganza es un medio para solucionar los malos entendidos.  Todo tipo de situación mala ha de ser dejada de lado y no repetir lo mismo que nos han hecho.  Tenemos que canalizar nuestro enojo de otra forma.  No haremos lo que no nos gusta que nos hagan.
Esto no quiere decir, que dejemos que cometan maldades contra nosotros y no nos defendamos.  Simplemente, debemos entender que la rabia y el enojo no son buenos aliados.  Si actuamos de la misma forma que las personas malas, solo nos convertirá en una de ellas.
Tenemos que rodearnos de pensamientos positivos que echen fuera los negativos y bañarnos de esas buenas ondas para que los actos de maldad no entren en nuestros corazones ni en nuestra alma.
Busquen el tiempo que les sea necesario para prepararse para este tipo de situaciones y que no les agarren desprevenidos.  Podemos demostrar a las personas malas que su forma de actuar no es la única que existe y que pueden mejorar y comenzar a tomar mejores decisiones que los llevaran por mejores caminos en la vida.
AUTORA:  Patricia Gambetta, redactora en la gran familia de hermandadblanca.org
FUENTE:  https://saludable.guru/salud-detectar-personas-malvadas

viernes, 6 de abril de 2018

NO ERES TÚ, SOY YO.

ESTO TE LLEVARA 3 MINUTOS LEER Y TE SERVIRA PARA TODA LA VIDA
Este es un ensayo de Viktor Frankl,
neurólogo, psiquiatra, sobreviviente del holocausto y el fundador de la disciplina; que conocemos hoy como Logoterapia.

No eres Tú, soy Yo...

¿Quién te hace sufrir? ¿Quién te rompe el corazón? ¿Quién te lastima? ¿Quién te roba la felicidad o te quita la tranquilidad? ¿Quién controla tu vida?...
¿Tus padres? ¿Tu pareja? ¿Un antiguo amor? ¿Tu suegra? ¿Tu jefe?...
Podrías armar toda una lista de sospechosos o culpables. Probablemente sea lo más fácil. De hecho sólo es cuestión de pensar un poco e ir nombrando a todas aquellas personas que no te han dado lo que te mereces, te han tratado mal o simplemente se han ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no entiendes.
Pero ¿sabes? No necesitas buscar nombres. La respuesta es más sencilla de lo que parece, y es que nadie te hace sufrir, te rompe el corazón, te daña o te quita la paz. Nadie tiene la capacidad al menos que tú le permitas, le abras la puerta y le entregues el control de tu vida.
Llegar a pensar con ese nivel de conciencia puede ser un gran reto, pero no es tan complicado como parece. Se vuelve mucho más sencillo cuando comprendemos que lo que está en juego es nuestra propia felicidad. Y definitivamente el peor lugar para colocarla es en la mente del otro, en sus pensamientos, comentarios o decisiones.
Cada día estoy más convencido de que el hombre sufre no por lo que le pasa, sino por lo que interpreta. Muchas veces sufrimos por tratar de darle respuesta a preguntas que taladran nuestra mente como: ¿Por qué no me llamó? ¿No piensa buscarme? ¿Por qué no me dijo lo que yo quería escuchar? ¿Por qué hizo lo que más me molesta? ¿Por qué se me quedó viendo feo? y muchas otras que por razones de espacio voy a omitir.
No se sufre por la acción de la otra persona, sino por lo que sentimos, pensamos e interpretamos de lo que hizo, por consecuencia directa de haberle dado el control a alguien ajeno a nosotros.
Si lo quisieras ver de forma más gráfica, es como si nos estuviéramos haciendo vudú voluntariamente, clavándonos las agujas cada vez que un tercero hace o deja de hacer algo que nos incomoda. Lo más curioso e injusto del asunto es que la gran mayoría de las personas que nos "lastimaron", siguen sus vidas como si nada hubiera pasado; algunas inclusive ni se llegan a enterar de todo el teatro que estás viviendo en tu mente.
Un claro ejemplo de la enorme dependencia que podemos llegar a tener con otra persona es cuando hace algunos años alguien me dijo:
"Necesito que Enrique me diga que me quiere aunque yo sepa que es mentira. Sólo quiero escucharlo de su boca y que me visite de vez en cuando aunque yo sé que tiene otra familia; te lo prometo que ya con eso puedo ser feliz y me conformo, pero si no lo hace... siento que me muero".
¡Wow! Yo me quedé de a cuatro ¿Realmente ésa será la auténtica felicidad? ¿No será un martirio constante que alguien se la pase decidiendo nuestro estado de ánimo y bienestar? Querer obligar a otra persona a sentir lo que no siente... ¿no será un calvario voluntario para nosotros?
No podemos pasarnos la vida cediendo el poder a alguien más, porque terminamos dependiendo de elecciones de otros, convertidos en marionetas de sus pensamientos y acciones.
Las frases que normalmente se dicen los enamorados como: "Mi amor, me haces tan feliz", "Sin ti me muero", "No puedo pasar la vida sin ti", son completamente irreales y falsas. No porque esté en contra del amor, al contrario, me considero una persona bastante apasionada y romántica, sino porque realmente ninguna otra persona (hasta donde yo tengo entendido) tiene la capacidad de entrar en tu mente, modificar tus procesos bioquímicos y hacerte feliz o hacer que tu corazón deje de latir.
Definitivamente nadie puede decidir por nosotros. Nadie puede obligarnos a sentir o a hacer algo que no queremos, tenemos que vivir en libertad. No podemos estar donde no nos necesiten ni donde no quieran nuestra compañía. No podemos entregar el control de nuestra existencia, para que otros escriban nuestra historia. Tal vez tampoco podamos controlar lo que pasa, pero sí decidir cómo reaccionar e interpretar aquello que nos sucede.
La siguiente vez que pienses que alguien te lastima, te hace sufrir o controla tu vida, recuerda: No es él, no es ella... ERES TÚ quien lo permite y está en tus manos volver a recuperar el control.
"Al hombre se le puede arrebatar todo, salvo una cosa: La última de las libertades humanas-la elección de la actitud personal que debe adoptar frente al destino- para decidir su propio camino".